miércoles, 6 de febrero de 2008

Nuevos análisis de la Sábana Santa


Entrevista con Gianfranco Berbenni, experto en teología y ciencia

Se han publicado recientemente algunas noticias sobre una entrevista de la BBC al doctor Christopher Bronk Ramsey, director de la Unidad de Acelerador de Radiocarbono de Oxford, que desmentirían los resultados de los análisis con radiocarbono 14, efectuados en 1988, que databan la Sábana Santa de Turín en la Edad Media y que fueron realizados justo en aquellos laboratorios.
Según parece, se trataría de filtraciones de un coloquio privado y según se declara en un comunicado de la Universidad de Oxford, Ramsey habría comentado sólo la conveniencia de efectuar otros análisis, usando las nuevas tecnologías. El estado de la cuestión se sabrá quizá sólo en vísperas de Pascua, el Sábado Santo, cuando la BBC emitirá la entrevista.

En el mismo periodo, la Sábana Santa fue extraída del cofre en el que se conserva desde hace algunos años para verificar su estado de conservación y se realizó una gigantografía de la misma, de siete metros por veintiuno, que será expuesta en el exterior de la catedral de Novara, Italia, y luego durante la Jornada Mundial de la Juventud, en Sydney, con la asistencia del Papa.

Para un comentario y un análisis sobre estos hechos, Zenit ha entrevistado al padre Gianfranco Berbenni ofm cap, profesor del curso «La Ciencia y la Teología ante la Sábana Santa», dentro del Master en Ciencia y Fe de la Facultad de Teología del Ateneo Pontificio «Regina Apostolorum», en el ámbito del Proyecto STOQ (Science, Theology and the Ontological Quest) coordinado por Consejo Pontificio de la Cultura, y sostenido por la Fundación John Templeton.

--¿Cómo ve las eventuales novedades relativas a la Sábana Santa y a posibles desmentidos de los análisis con radiocarbono de 1988?

--Gianfranco Berbenni: Más allá de las filtraciones, pienso que se abre una nueva época de indagaciones sobre el Sudario; ya han transcurrido veinte años desde aquellos estudios científicos.

--El doctor Ramsey, ¿formaba parte del equipo de análisis de 1988?

--Gianfranco Berbenni: Trabajaba en el laboratorio en el que se realizaron los análisis. Digamos que es la nueva generación de científicos la que se está asomando a las investigaciones sobre el Sudario. Muchos de la antigua generación nos han dejado, incluso físicamente, y esta nueva generación justamente realiza una reanudación de las indagaciones, dado también el afinamiento de los métodos e instrumentos para las dataciones arqueológicas en el tiempo transcurrido.

Alguien ha hablado incluso de una especie de complot, como si el millón de dólares puesto en juego para quien verificara la no autenticidad del Sudario, hubiera movido a los científicos, no digamos a falsear, pero sí al menos a orientar los resultados finales.

Quizás esto forma parte un poco del género del «gossip científico». No se debe dar mucho crédito a los rumores cuando no se tienen pruebas serias. El problema quizá es que los dos frentes, el favorable a la Sábana Santa y el contrario, estaban bastante en conflicto y quizá ambos sacaban a relucir sus mejores argumentos en aquel periodo. Ambos probablemente necesitan revisar históricamente aquellos eventos.

--A propósito de su afirmación sobre el «gossip científico», ¿cómo valora la comunicación y la información que se suele hacer sobre la Sábana Santa y hasta qué punto cree que a veces se utiliza para hacer espectáculo de la información?

--Gianfranco Berbenni: Uno de los puntos débiles, recientemente examinado también en el Centro Internacional de Turín, es precisamente el control de la calidad de la información relativa a la Sábana Santa. Por lo que una buena oficina de prensa es fundamental para dar a los periodistas materiales fiables. Es por tanto más una tarea de organización de la comunicación. Las informaciones, si son incompletas, se hacen más fácilmente manipulables.

--¿Por tanto la manipulación de la información puede ser incluso involuntaria?

--Gianfranco Berbenni: Sobre la voluntariedad hay muchos indicios pero, más allá de los indicios, no hay pruebas.

--¿Qué piensa de la gigantografía que se ha hecho de la Sábana Santa y que se expondrá en Novara y luego en la JMJ en Sydney? ¿Piensa que puede darse el riesgo de banalizar la Sábana Santa?

--Gianfranco Berbenni: Lo esencial es que esta iniciativa de la gigantografía mantenga ese señorío de la comunicación que la Sábana Santa ha creado siempre a su alrededor. Por lo cual está muy bien la iniciativa; lo esencial es que se garantice el tono profundo.

--¿Hay alguna novedad reciente relativa a los estudios sobre la Sábana Santa?

--Gianfranco Berbenni: Más allá de la intervención de control sobre el estado de la Sábana Santa, en estos días, creo que la Iglesia no tiene intención de acelerar, al menos actualmente, nuevas investigaciones. Lo esencial es su conservación óptima, cosa que ha sido verificada a casi diez años de la colocación en el nuevo espléndido cofre.

--¿Se dan malentendidos sobre el significado teológico de la Sábana Santa?

--Gianfranco Berbenni: Lamentablemente este es uno de los sectores más débiles actualmente, en la percepción popular, en la percepción social de este documento. En parte, a causa de la conflictividad que a veces lo ha marcado.

Es un documento espléndido pero en el centro siempre de enconadas discusiones, incluso de carácter cultural y a veces incluso de posturas teológicas.

--¿Puede hablarnos de las teorías de científicos o químicos sobre el modo en que se habría formado la imagen de la Sábana Santa?

--Gianfranco Berbenni: Sustancialmente hay dos grandes escuelas. Nuestro Centro de Roma, que se inclina por una formación físico-química normal, y la mayoría, al menos actual, de las posiciones científicas, en las que hay grupos con hipótesis que van de lo misterioso, porque no tienen todavía bases demostradas, a lo esotérico.

Las investigaciones sobre la formación de la imagen están muy vinculadas a las características de las investigaciones del STURP (Proyecto de Investigación de la Sábana de Turín), de 1976 a 1988, pero con algunos condicionamientos de partida.

Lo importante es que prosigan las indagaciones sin posturas exageradas de «fantasía científica» pero con libertad de investigación.

En cuanto a nosotros, sugeriríamos volver a hipótesis mucho más sencillas, «normales», dado que tenemos siempre disponible la foto de alta definición del revés de la Sábana Santa, que hasta el año 2002 no era analizable sino en algunas pequeñas partes. Ayuda en lo que se refiere a los aspectos técnicos de la formación de la imagen.

--¿Una conclusión ideal para esta entrevista?

--Sobre la Síndone pienso que sería oportuno considerar siempre el gran valor, la centralidad que este documento tiene para la cultura, para la ciencia y esperemos sobre todo también para la religión y la teología.

Es siempre central la pregunta «¿quién es el hombre envuelto en la Sábana Santa?». Desde siempre, nosotros nos inclinamos a sostener que es el Cristo del Evangelio.


ROMA, martes, 5 febrero 2008 (ZENIT.org)


1 comentario:

Maria Laura dijo...

Gracias Jose, por continuar. Bendiciones